La limpieza dental profesional ó profilaxis dental, es un tratamiento preventivo que consiste en la eliminación del sarro dental, placa bacteriana y manchas superficiales mediante ultrasonidos, para así prevenir enfermedades como gingivitis, periodontitis y caries. Debe ser prescrito por un odontólogo, según las necesidades de cada paciente, y debe ser realizada por una persona con formación específica para ello.

El procedimiento de la profilaxis dental suele durar entre 30-45 minutos y se lleva a cabo mediante los siguientes pasos:

  1. Historia médica, porque en pacientes con diferentes patologías como afecciones cardíacas, inmunosuprimidos, anti coagulados o con marcapasos, hay que tomar unas medidas preventivas especiales, así como en pacientes con enfermedad periodontal, que necesitan un tratamiento específico y no basta con una limpieza bucal.
  2. Revisión completa de la boca, tanto de dientes, como de encías y mucosas, para descartar cualquier patología oral.
  3. Explicación y repaso de instrucciones básicas de higiene oral al paciente, como cepillarse los dientes y como hacer la limpieza interdental.
  4. Eliminación del sarro subgingival y supragingival, a través de un aparato de ultrasonidos.
  5. Pulido con spray de bicarbonato para quitar manchas superficiales de tabaco, café, clorhexidina….

La profilaxis dental es el tratamiento preventivo más importante, es indoloro y al contrario de lo que cuentan las “leyendas urbanas”, no desgasta el esmalte, puesto que lo único que se elimina es el cúmulo de sarro y nunca tejido dentario.

Una persona con unas condiciones óptimas de salud bucal, debería hacerse una limpieza una vez al año para disfrutar de las ventajas y beneficios que este procedimiento ofrece:

  1. Previene enfermedades como gingivitis y periodontitis.
  2. Previene la caries, al eliminar la placa bacteriana.
  3. Previene la halitosis, un síntoma que puede afectar a la vida social del paciente.
  4. Mejora el aspecto de tus dientes, dando una sensación de cuidado y limpieza extraordinaria.

No te dejes engañar y acude a tu Clínica Dental de confianza, donde te den todas las garantías de calidad y te traten profesionales cualificados.

Y recuerda, el mejor tratamiento siempre es la prevención.